A las 16h del 23/02/2012 | ✎ Comenta | ❤ Cómpartelo

¿Os ha pasado alguna vez que habéis acabado escribiendo de un tema totalmente distinto del que teníais planteado al principio, al escribir el post? O mejor dicho: ¿cuándo no os ha pasado?

Es algo tan característico, que os compartiremos una técnica para evitar la fuga de ideas a la hora de escribir vuestros posts para el blog: el mapa conceptual.

mapa conceptual.png

¿Cómo empezamos a usar el mapa conceptual?

Muy sencillo, lo primero que hay que hacer es estructurar tus ideas.
Para ello, pensaremos detenidamente cuál es la ‘idea madre’ que queremos transmitir en nuestro post. Una vez la tengamos, cogemos papel y lápiz y la apuntamos en el centro de una hoja en blanco.

Ahora, el siguiente paso es encontrar las otras ideas importantes que se desprenden de la idea madre general. Una vez detectadas, las colocamos alrededor de la idea madre, haciendo círculos más grandes o pequeños en función del peso que le queremos dar a cada concepto dentro de nuestro post. Una vez tengamos hecho esto, sólo nos falta seguir nuestro propio esquema para no salirnos del tema.

Además, conviene estructurar el post de forma que las ideas principales se encuentren en las primeras líneas del post, desarrollándolas en el cuerpo del post después y haciendo una conclusión relevante que apunte los datos más destacados del post.

Si usamos esta técnica, seguro que evitemos la fuga de ideas. Contadnos, ¿cuántas veces habéis re-hecho un post?