A las 13h del 04/11/2011 | ✎ Comenta | ❤ Cómpartelo

Si escribimos en un blog, uno de nuestros mayores tormentos es lo que en publicidad se conoce como naming, o el arte de ponerle un buen nombre a una creación.

Cuando escribes, normalmente lo haces sin título, a bote pronto, siguiendo un esquema… que posiblemente te lleve a otro concepto, y éste a otro… hasta que acabas escribiendo sobre algo que, a priori, no se parece al concepto inicial. Por eso, recomendamos nombrar a la criatura una vez finalizado todo el proceso.

Imaginemos que ya está: tenemos el post escrito y queremos un título potente. Antes de ponernos a pensar, seguro que os funciona tener esta serie de cosas presentes:

  • Un buen título es aquél que tiene menos de 7 palabras, ni una más, pero puede que alguna menos.
  • Un brainstorming siempre es un buen inicio para la creación.
  • Agrupar los conceptos del brainstorming en bloques temáticos, ayuda a seleccionar los mejores, sin ser repetitivos.
  • Busca siempre la inspiración menos cotidiana: prueba con algún juego que te ayude a superar los bloqueos mentales, y a pensar lateralmente. Nosotros, te proponemos uno.

Este cuadro, te ayudará a asociar conceptos relacionados con el post, para crear un nombre. Para ello, escogeremos una palabra que represente el tema del post, una palabra que representa su principal fortaleza, otra palabra que tenga que ver con una debilidad que queremos potenciar y, por último, una palabra aleatoria, que se nos ocurra en ese momento.

Haciendo combinaciones entre los términos como queramos y dejándonos llevar por los conceptos, llegaremos a tener un título potente, un juego de palabras o un título descriptivo que seguro estará relacionado con el post.

Contadnos, ¿vosotros qué pasos seguís para poner nombre a las cosas?